Fractal se mudó, por tercera vez, supongo que esta es la útltima mudanza.  Disculpen los inconvenientes de la naturaleza nómada del proyecto.

un abrazo,

Karla Marie

http://www.thefractal.net/

Ante la falta de una publicación que recopile lo textos fundamentales para comprender la formación de la crítica y la historia del arte de Puerto Rico he decidido darle albergue a algunos de ellos en Fractal.  La gran mayoría de estos han sido publicados solo una vez y las copias que quedan están dispersas entre las distintas bibliotecas y archivos del país.  La publicación de los mismos en este espacio no será sistemática ni rigurosa como lo debería ser en una publicación impresa, pero servirá para llamar la atención sobre los mismo y hacerlos accesibles a los interesados en el arte de la isla.

Jacobs, Jay. “Art in Puerto Rico.” The Art Gallery: Puerto Rico Issue. XI (1967): 12-27.

Luis Hernández Cruz. Composición con pirámides. Fibra de vidrio. 41" x 41" x 5"

Luis Hernández Cruz. Composición con pirámides. Fibra de vidrio. 1967. 41" x 41" x 5"

En el 1967 la revista nuyorquina The Art Gallery se dio a la tarea de publicar una edición dedicada al arte producido en Puerto Rico.  Su equipo editorial realizó múltiples viajes a la isla durante los diez meses previos al lanzamiento de la misma con el fin de lograr aprehender el panorama del arte en el país.  Como resultado la revista publicó una serie de artículos entre los que se incluye un ensayo crítico titulado “Art in Puerto Rico” de la autoría de Jay Jacobs.

En el mismo Jacobs menciona la deplorable condición de la crítica de arte en Puerto Rico, la complicada situación de las galerías de arte del país por la falta de un mercado preparado para recibir el arte contemporáneo y la situación de los artistas en general.  Acusa de reaccionarias y flolkloristas a las instituciones que dictaban el ‘establishment’.  Además Jacobs, valora y agrupa a los artistas entre los que estaban produciendo obras de arte que podrían ser compatibles con las que se realizaban en los capitales culturales del mundo, en especial en Nueva York, a los que este denomina “the way out group” y critica duramente a los artistas más populares del país.

La difusión del texto de Jacobs nos debe servir para ampliar nuestro entendimiento sobre el arte de este periodo y sobre la construcción de la crítica y la historiografía del arte de Puerto Rico.  Además, es fundamental para comprender la crítica realizada por Marta Traba en su libro Propuesta Polémica Sobre Arte Puertorriqueño (1971) ya que este es una respuesta directa a la crítica de Jacobs.  Al igual que el texto de Traba, “Art in Puerto Rico”  nos sirve para identificar como era visto el arte del país ante la mirada del otro, el extranjero.

Karla Marie Ostolaza

El congreso “ Mercado y Valorización de obras de arte” que se llevó a cabo el pasado sábado 26 de septiembre de 2009 organizado por el Museo de Arte de Puerto Rico es el más reciente esfuerzo de esta institución para llevar información a los artistas, curadores, coleccionistas y otros entusiastas del arte que los ayude a crear un mercado formal de arte. En un país con un circuito de arte regional que se rige por sus propias reglas, o por ninguna en realidad, es un reto lograr que sus artistas se integren a un mercado global con todas su exigencias. En Puerto Rico la mayoría de las galerías, los coleccionistas y los artistas mismos comercian con las obras de arte como si fueran cualquier otro bien común, por lo que no es de sorprenderse que una galerista compare su trabajo con el de vender cucharas. Para la mayoría de los asistentes al congreso, que se identificaron como coleccionistas, tener una serie de profesionales hablándoles sobre la importancia de tasar sus obras de arte, sobre seguros contra el título de propiedad de las obras de arte, sobre bases de datos que aseguran que la obra que están comprando no se haya reportado como robada, sobre fluctuaciones del mercado del arte, sobre qué nos dicen las subastas sobre el valor de las obras y sobre el mercado del arte contemporáneo en general debió parecer un lenguaje nuevo sacado de un universo paralelo.

Para leer la reseña completa ve a Trance Líquido

La distinción sobre lo que atañe a la ciencia política,  esa línea antes vista como extensísima  entre lo público y lo privado, hoy se nos presenta tan frágil como el hilo de aquellas faldas producidas en masa, como el hilo que  suelto, al ser halado para quebrar,  implica  la pérdida de la pieza entera.

Lunes 7 de septiembre. Lunes feriado después de una semana errática debido al paro en la UPR y la tormenta Erika.  En busca de entretenimiento acudí al cine con mis padres (práctica que de seguro el estado paternalista, moral y religioso aprobaría en tanto reflejo de la aclamada unión familiar). Me siento entre picadera y picadera y en los cortos previos a la película  surge en la gran pantalla un anuncio del departamento de la familia, institución que surge para….   Eran imágenes de  “hombres puertorriqueños”. Las letras  y la voz de fondo repetían dos palabras, respeto y fidelidad.  Me llamó la atención el mensaje y como muchos estudiantes que nos encontramos en un proceso de desarrollo de nuevas maneras de ver el mundo, me siento tal cual investigador en  laboratorio presenciando todo un discurso tomar forma frente a mis ojos; las imágenes que se nos presentaban a todos los que a la 1:55pm de ese lunes estábamos sentados en aquellas salas de cine.

Frente a mi, imágenes de lo que  me pareció en un inicio incomprensible, pero que al mirar a mi alrededor,  observo, despertó reacciones de aprobación cobrando un nuevo significado. ¿Qué hace el departamento de la familia en la pantalla.. qué campaña trabajaban? Creo que hubo  un intento de elaborar otra campaña en contra de la violencia doméstica. Resulta  que aparte de  mi posición respecto a, y/o  solidaridad con la educación cívica de un pueblo. La importancia que entiendo tiene, el hacer valer el aspecto  público de la violencia doméstica y la revalorización de  lo que implica  el asesinato de una mujer por su pareja, en el entorno de un pueblo que sufre  de terrible discrimen  por género. Creo que hay un mal apenas reconocido asediando nuestras vidas domesticadas. Puerto Rico vive hoy un escenario para pelos. Valiéndose de la supuesta unanimidad  y la homogeneidad de la población (ilusión óptica patrocinada por múltiples discursos, incluso los discursos de nuestra  supuesta izquierda) respecto a la moral puertorriqueña.  Frente a mi se hablaba de fidelidad. ¿Es en la mente  del pueblo la fidelidad un aspecto importante?, pues tal vez  lo es… Pero, qué implica que un estado que se fundamenta en una concepción de los derechos civiles de primera y segunda generación(valga añadir derechos socioeconómicos que  con mucho trabajo se filtraron en la confección , edición y reedición de la constitución del ELA), donde las libertades individuales son valuarte del sistema político y primera limitación al estado, se me plantea la fidelidad, harto religiosa, enmascarada como promoción en contra de la violencia doméstica. La fidelidad es hoy  promovida por el estado.

Entiendo que el uso de promociones estatales es significativo e importante en un momento en el cual los medios de comunicación nos permiten acercarnos a los problemas  públicos que nos atañen a todos, en tanto  sujetos que habitan este espacio. Mi pregunta  y mi desconcierto es sobre si el rol del estado puede ser  el de fomentar valores  religiosos envestidos de moral hegemónica rigente de la vida y obra de cada sujeto que habita esta isla.  Fidelidad, vuelvo y leo, vuelvo a  escuchar. Al final del anuncio miro a mi alrededor en la oscuridad de la sala del cine, sospechando un gesto de aprobación de  quien se sentaba a mi lado.

Y veo un pueblo asintiendo a lo que construyo (en esos breves instantes) como emblema de  una de las mayores intromisiones que he presenciado en mi vida. Es  sabido que la práctica matrimonial de la isla esta íntimamente relacionada con su amantísima concubina religiosa, la iglesia. El juez sustituye al sacerdote o pastor… y hoy la pantalla sustituye aquellas clases de catecismo  que  tuve que tomar para mi primera comunión.

En un contexto convulsivo, donde parece que se ve cada vez más lejos la  idea de la separación de iglesia y estado, tan resonada. Parecemos olvidar  que  el consentimiento de una mayoría no implica democracia sin su contraparte, el respeto a la individualidad (¿la inadecuación en si misma?). Evidentemente hay de mi parte un reconocimiento a este especial aspecto característico de la democracia. Pero es al servicio de esta utopía que hemos arreglado todo el sistema político en el cual vivimos. Me parece especialmente significativo señalar que en Puerto Rico estamos dirigiéndonos con un paso constante y a veces, en apariencia acelerado, hacia  un abandono de los derechos individuales.

Replantearnos la importancia de la libertad para  vivir, tal cual deseamos, en un espacio de tolerancia con vistas a aceptación de todo lo  diferente. Tenemos un gran trabajo frente a nuestras manos, cuesta arriba como él solo; el de revalorar aquellos  derechos individuales al que  los conservadores se agarran como clavo caliente frente a la versión más reciente de lo que constituye una visión integrativa de  los derechos civiles/socioeconómicos. Respetados solo en tanto sean utilizados para la acumulación de capital sin control estatal, estos derechos hoy se ven descuartizados y moribundos en cada asentimiento en esta sala de cine.  Me pregunto entonces si seré la única que lo ve de esta manera. Y me siento  sumergir en un pozo cada vez más profundo, sensación que inunda a todos los que en algún momento hemos visto estos discursos recrearse  una y otra vez  frente a nuestros ojos. ¿Estamos solos? Y retomando  aquella frase de las luchas feministas de primera generación, “personal is political”, hago un llamado a hacer  un asunto político el respeto a  lo personal, un llamado enmarcado en un graffiti en una de las calles de Buenos Aires, que leía “ no a la heterosexualidad obligatoria”, y  por un Puerto Rico donde los estilos de vida de cada cual sean respetados. Que no queden silenciados por la abrumadora mayoría que hoy intenta dejar bajo su estremecedora sombra a todos los que  deciden por estilos de vida alternativos. Y le recuerdo a aquellos que lo olvidaron por un segundo: la fidelidad es un estilo de vida más. Digo ahora  “no a la fidelidad obligatoria” y “no a la moral de la mayoría”.

Milagros López Gerena

“Pero no hay exclusión aquí de nadie, y el que no tiene siquiera cincuenta chavos pa’ comprarse un limber[…] por lo menos puede disfrutar de caminar libre de costo por esos paseos peatonales frente al mar y ver los cruceros llegar y verse a los pasajeros bajar, los pasajeros con chavos, y ver a los pasajeros meterse en las tiendas y ver a los pasajeros comprando cosas caras y al que le cree eso complejo, pues lo siento mucho por ustedes.  Porque la vida es así y no todo el mundo ha sido tan agraciado como otros.” Jaime Gonzales, foro Riviera del Caribe, Ceiba.  Min 4:25 – min 5:07

En un plan de desarrollo donde las comunidades no tienen participación y se les quiere hacer sentir a los pobres dichosos porque, “al menos”, podrán hacer window shopping, hay que recordarles que siquiera en ese rol de observadores distantes serán bien recibidos.  Nadie lo puede describir mejor que Baudelaire, quien lo registró en plena industrialización, porque esta historia no deja jamás de repetirse…

Los ojos de los pobres

¡Ah!, queréis saber por qué hoy os aborrezco. Más fácil os será comprenderlo, sin duda, que a mí explicároslo; porque sois, creo yo, el mejor ejemplo de impermeabilidad femenina que pueda encontrarse.

Juntos pasamos un largo día, que me pareció corto. Nos habíamos hecho la promesa de que todos los pensamientos serían comunes para los dos, y nuestras almas ya no serían en adelante más que una; ensueño que nada tiene de original, después de todo, a no ser que, soñándolo todos los hombres, nunca lo realizó ninguno.

Al anochecer, un poco fatigada, quisisteis sentaros delante de un café nuevo que hacía esquina a un bulevar, nuevo, lleno todavía de cascotes y ostentando ya gloriosamente sus esplendores, sin concluir. Centelleaba el café. El gas mismo desplegaba todo el ardor de un estreno, e iluminaba con todas sus fuerzas los muros cegadores de blancura, los lienzos deslumbradores de los espejos, los oros de las medias cañas y de las cornisas, los pajes de mejillas infladas arrastrados por los perros en traílla, las damas risueñas con el halcón posado en el puño, las ninfas y las diosas que llevaban sobre la cabeza frutas, pasteles y caza; las Hebes y las Ganimedes ofreciendo a brazo tendido el anforilla de jarabe o el obelisco bicolor de los helados con copete: la historia entera de la mitología puesta al servicio de la gula.

Enfrente mismo de nosotros, en el arroyo, estaba plantado un pobre hombre de unos cuarenta años, de faz cansada y barba canosa; llevaba de la mano a un niño, y con el otro brazo sostenía a una criatura débil para andar todavía. Hacía de niñera, y sacaba a sus hijos a tomar el aire del anochecer. Todos harapientos. Las tres caras tenían extraordinaria seriedad, y los seis ojos contemplaban fijamente el café nuevo, con una admiración igual, que los años matizaban de modo diverso.

Los ojos del padre decían: «¡Qué hermoso! ¡Qué hermoso! ¡Parece como si todo el oro del mísero mundo se hubiera colocado en esas paredes!» Los ojos del niño: «¡Qué hermoso!, ¡qué hermoso!; ¡pero es una casa donde sólo puede entrar la gente que no es como nosotros!» Los ojos del más chico estaban fascinados de sobra para expresar cosa distinta de un gozo estúpido y profundo.

Los cancioneros suelen decir que el placer vuelve al alma buena y ablanda los corazones. Por lo que a mí toca, la canción dijo bien aquella tarde. No sólo me había enternecido aquella familia de ojos, sino que me avergonzaba un tanto de nuestros vasos y de nuestras botellas, mayores que nuestra sed. Volvía yo los ojos hacia los vuestros, querido amor mío, para leer en ellos mi pensamiento; me sumergía en vuestros ojos tan bellos y tan extrañamente dulces, en vuestros ojos verdes, habitados por el capricho e inspirados por la Luna, cuando me dijisteis: «¡Esa gente me está siendo insoportable con sus ojos tan abiertos como puertas cocheras! ¿Por qué no pedís al dueño del café que los haga alejarse?»

¡Tan difícil es entenderse, ángel querido, y tan incomunicable el pensamiento, aun entre seres que se aman!

Charles Baudelaire

Crónica de un martes

Primer martes de mes de febrero de 2005.  Salgo de la escuela sin regodearme mucho pues el plan era llegar temprano al Viejo San Juan para ver las galerías, luego iría a darme unos tragos con mis amigas en uno de los restaurantes de la calle Fortaleza y temprano para mi casa, porque ese día no tenía ganas de hanguear.  Iba ya casi un año desde que comencé a asistir a las noches de galería y todavía no había entrado ni una sola vez a las mismas y si quiera sabía que habían museos abiertos.  En ese entonces comenzaba a ponderar la idea de estudiar historia del arte y sentía que era un acto hipócrita el no perderme la actividad todos los meses y sin embargo no haber visto nunca el arte que se ofrecía.  Ese martes llegué temprano, a las siete de la noche comencé a buscar los espacios culturales, pero horror, lo que encontré fueron algunas galerías con pinta bohemia y muchos bodegones, nada que apelara a mi interés sobre el arte contemporáneo.  Nunca volví a llegar temprano.  Tal vez sí había algo interesante, yo no lo encontré y así pasé lo que me quedaba de mi año senior y los cuatro años subsiguientes de mis estudios en historia del arte sin que este espacio fuera relevante para mi formación intelectual.

Quienes sí han sabido aprovechar

Galeria-Sponsors

Hay un sector que sí aprovecha el público cautivo que se da cita el primer martes de cada mes al Viejo San Juan, más por un acuerdo colectivo que por algún tipo de promoción del gobierno municipal.  ¿Quiénes son estas genios?  Los productores de reggaeton en La Perla.  Ellos mensualmente hacen una actividad donde le dan espacio a los artistas nuevos, crearon un nicho de música popular y propulsaron la carrera de muchos artistas nuevos, como por ejemplo Calle 13.  Allí la cultura no era un objeto museificable, si no que era algo relevante para todos.  También se dan expresiones visuales como el graffiti.  Esto sin costarle un centavo al pueblo ni a los participantes, pues los productores, como Top Rap Video, buscaban sus auspiciadores privados.  Y claro, la actividad no recesa en verano, que la temporada de mayor concurrencia, como es lógico.

Los que se quedaron a mitad de camino

Si los galeristas y los directores de museos hubieran tenido la mitad de la  visión y la creatividad que los productores de reggaeton se hubiesen dado cuenta que era ese día del mes el más adecuado para crear un público apreciador de las artes plásticas.  No se trataba, necesariamente, de hacer una aportación educativa desinteresada.  A martes de galería van cientos de jóvenes en carros de lujo, que sus padres le han regalado, entonces, por qué no convertir a esos jóvenes en consumidores, si de vender se trata, pues todos sabemos que las galerías no son entidades benéficas.  Por qué no hicieron de los museos espacios relevantes para el público contemporáneo, sin importar la naturaleza de las obras que tenían en exhibición.  Les faltó visión y creatividad y ahora les es más fácil culpar a los jóvenes de superficiales que admitir su falta de relevancia, uniéndose inconcientemente a la agenda de criminalización de la juventud que sigue el actual gobierno.  Es más simple seguir haciendo coctelitos para los 10 conversos de la elite un día que San Juan se vea más sosegado y elegante, donde “los pobres turistas y los residentes” no tengan que sufrir las consecuencias, como expresó Tony Amador de Puerto Rican Arts and Crafts.

¿Y ahora qué?

El alcalde de San Juan anuncia que las noches de galería quedan canceladas.  Los mismos jóvenes, en señal de protesta, han propuesto apropiarse de las noches de galería y llevar sus piezas de arte y exponerlas al público, prescindiendo de las entidades culturales o el gobierno.  Otros simplemente proponen que las personas sigan fieles a la cita todos los primeros martes de mes.  De todos modos, ¿cómo el gobierno puede acabar con el acuerdo colectivo de asistir a un lugar un día determinado, será barriendo las calles a macanazos?  En Río Piedras no les funcionó, dudo que en el Viejo San Juan les funcione.

Karla Marie Ostolaza

Vodpod videos no longer available.

more about “Encuentro con los blogs de arte de Pu…“, posted with vodpod

El comienzo de mi nuevo proyecto de publicación converge con el reciente foro celebrado en el Museo de Arte de Ponce el 6 de agosto titulado Encuentro con los Blogs de Arte de Puerto Rico donde se pretendía discutir el rol de los blogs de arte en la difusión del arte del país y en su historiografía.  Es por esto que no encuentro una mejor manera de estrenar este espacio que iniciando, someramente, una reflexión sobre dicho medio de comunicación en el ámbito del arte e invitando a mis compañeros blogueros a que se unan a ella.

El surgimiento de estos espacios se puede clasificar en dos grupos en función a sus motivaciones.  En primer lugar están los que nacen cuando sus creadores identifican una necesidad específica dentro del mundo del arte; ya sea como archivo documental, calendario o espacio de discusión.  El segundo grupo surge de la motivación personal de sus creadores para expresase de forma alterna a los espacios existentes dentro y fuera de la web.  Ambos grupos trabajan guiados por el sentido de estar saciando una necesidad dentro del mundo del arte que no atienden los medios tradicionales y con la certeza de estar aportando al panorama artístico.

Dichos lugares comunes entre escritores de los blogs me hace pensar en la necesidad de que como grupo reflexionemos sobre los pormenores del medio, sobre cómo podemos hacerlo una herramienta más eficiente, de mayor alcance y con una mayor sofisticación de contenido y técnica.  Esto tomando en cuenta la realidad dual del medio que es inherentemente personal y necesariamente colectivo, al ser divulgado por un sistema de enlaces.  Balanceando la agilidad con la que se publica con la rigurosidad del contenido, independientemente de la personalidad de cada blog.

Éstas son algunas de las cosas que sería útil discutir si queremos tener blogs mas sólidos, pertinentes y de gran alcance.   Sería útil hacer varios grupos de trabajo, estilo mesa redonda, donde podamos intercambiar conocimiento técnico e ideas, donde podamos repensarnos, como se repiensan las instituciones, pero sin tener que esperar décadas para hacerlo, pues no estamos sujetos a ninguna estructura burocrática.  Guiados por el sentido de responsabilidad con el quehacer que realizamos y con la historia que estamos escribiendo.

Karla Marie Ostolaza

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.