El comienzo de mi nuevo proyecto de publicación converge con el reciente foro celebrado en el Museo de Arte de Ponce el 6 de agosto titulado Encuentro con los Blogs de Arte de Puerto Rico donde se pretendía discutir el rol de los blogs de arte en la difusión del arte del país y en su historiografía.  Es por esto que no encuentro una mejor manera de estrenar este espacio que iniciando, someramente, una reflexión sobre dicho medio de comunicación en el ámbito del arte e invitando a mis compañeros blogueros a que se unan a ella.

El surgimiento de estos espacios se puede clasificar en dos grupos en función a sus motivaciones.  En primer lugar están los que nacen cuando sus creadores identifican una necesidad específica dentro del mundo del arte; ya sea como archivo documental, calendario o espacio de discusión.  El segundo grupo surge de la motivación personal de sus creadores para expresase de forma alterna a los espacios existentes dentro y fuera de la web.  Ambos grupos trabajan guiados por el sentido de estar saciando una necesidad dentro del mundo del arte que no atienden los medios tradicionales y con la certeza de estar aportando al panorama artístico.

Dichos lugares comunes entre escritores de los blogs me hace pensar en la necesidad de que como grupo reflexionemos sobre los pormenores del medio, sobre cómo podemos hacerlo una herramienta más eficiente, de mayor alcance y con una mayor sofisticación de contenido y técnica.  Esto tomando en cuenta la realidad dual del medio que es inherentemente personal y necesariamente colectivo, al ser divulgado por un sistema de enlaces.  Balanceando la agilidad con la que se publica con la rigurosidad del contenido, independientemente de la personalidad de cada blog.

Éstas son algunas de las cosas que sería útil discutir si queremos tener blogs mas sólidos, pertinentes y de gran alcance.   Sería útil hacer varios grupos de trabajo, estilo mesa redonda, donde podamos intercambiar conocimiento técnico e ideas, donde podamos repensarnos, como se repiensan las instituciones, pero sin tener que esperar décadas para hacerlo, pues no estamos sujetos a ninguna estructura burocrática.  Guiados por el sentido de responsabilidad con el quehacer que realizamos y con la historia que estamos escribiendo.

Karla Marie Ostolaza

Advertisements